468x60 Ads

lunes, 16 de abril de 2012

Clones y sexo



He tenido un sueño que me choco bastante y pensé en plasmarlo en una historia para ver como mis historias os llenan de pensamientos lascivos.
Me encontraba yo en medio de ninguna parte, no recuerdo el sitio y ni siquiera me es conocido lo poco que recuerdo. Una carretera y una acera en donde estaba esperando a que me recogieran. Tras un rato de espera por fin aparece el coche que yo esperaba, un coche plateado conducido por la chica que mas me atrae y me pone. Que contento me las prometía cuando pude divisar que no iba sola, se me caía parte del plan del día. La idea era poder estar con ella, que se riese, que se divirtiera, quizá unas copas y una noche de sexo apasionado y salvaje, yo sabía que ella estaba deseosa de agarrarme y poder probar todas las experiencias sexuales que pudiera proporcionarla. Ahí me encontraba abriendo la puerta del coche y de reprende, no me lo podía creer, vi dos chicas mas, dos clones de ella calcadas que iban muy contentas en la parte de atrás. Asombrado me quede pero no medie palabra del tema. Ella iba muy sensual y provocadora. Su estilo heavy rockero me hacia fantasear a menudo con ella. Su falda negra vaporosa me deja saber que ropa llevaba debajo con todas las ideas y facilidades que da eso, su camiseta negra con dibujos grises y morados dejaba que su pecho quedara a la vista. Cuantas ideas me recorrían, cuantas formas distintas de cogerla pasaron por mi mente, la desnude miles de veces y me imagine todas las posturas y corridas que tendría con ella. Es evidente decir que me calenté y me empalme, cosa que creo que ella noto por su mirada picarona y su risa resabida y deliciosa.
El trayecto no fue largo, no recuerdo donde fuimos, pero llegamos a una casa tras ir hablando los cuatro en el coche, se me había olvidado las clones hasta el momento de bajar del coche. Eran igual de tentadoras las tres, el pecado capital podría irse a la porra pero yo esa noche tenia que follármela.

Estando dentro de la casa nos servimos unas copas, yo no me separaba de la que creía era la original, para que todo fuera fluyendo y pudiéramos desinhibirnos. Rápido empezó ella que no se termino ni la primera copa cuando ya me susurro al oído, sus palabras fueron 'me tienes muy cachonda, te deseo dentro de mi', acto seguido me mordió y beso el cuello.

Otra vez olvide a las clones y comencé a besar a mi musa sexual. Comencé con besos largos y húmedos donde las lenguas se enredaban, los mordiscos en los labios y los juegos estaban a la orden del día, ambos estábamos muy deseosos. La quite la camiseta y empecé a devorar sus pechos, sus pezones ya llevaban un rato marcados y cada vez que pasaba la lengua por encima de ellos ella se excitaba mas y jadeaba acompasada de mis lametones y mordiscos. Al poco mi camiseta voló y comenzó a besarme por el cuello muy enérgicamente, fue en ese momento cuando volví a ver a las clones. Aquella imagen me calentó bastante mas, se estaban liando entre ellas, se besaban muy apasionadamente y se rozaban los pechos con las manos, creo que andaban igual de deseosas de sexo.

Tras ver la imagen note como me metía mano al pantalón desabrochándolo en busca de lo que deseaba en aquel momento, mi polla. Se arrodillo delante mía y comenzó a pasar suavemente la lengua, la erección aumento y note un cosquilleo por la espalda, un hormigueo de placer que me hizo jadear y soltar alguna palabra, 'uff, chúpamela, déjala bien dura y húmeda', 'luego te va a follar esa polla, disfrútala en tu boca'. Ella solo aumentaba la velocidad y los movimientos sobre el pene, durante unos segundos dejó de chupar para masturbarme con la mano y decir lo rica que estaba.

Levante mi cabeza y me fije que las clones estaban sin ropa y lamiendo una a la otra su entrepierna. Bien abierta de piernas jadeando y gritando mientras la lengua de la otra le recorría los labios de su vagina y un dedo se colaba dentro de ella. Me estaba calentando mucho verlas cuando la original las llamo y las invito a probar. Poco tardaron en ponerse las dos a lamer de mi miembro, ya estaba muy duro y húmedo pero notar dos lenguas surcando de arriba a abajo mi pene suponía más excitación. La original se quito la ropa y dijo 'no hace falta calentarme ya estoy muy húmeda'. Al segundo se metió mano dentro de ella y soltó un gemido, se masturbo muy dulcemente viendo la escena que me rodeaba. Quería follármela ya y creo que lo noto en mis ojos, se lamio la mano y los dedos de corma muy sexual, la tenia empapada de sus flujos vaginales. Me tumbó en el sofá y pronto penetre dentro de ella comprobando que lo húmeda que estaba hacia que cuera mas fácil follármela. Sus jadeos y saltos encima de mí eran muy excitantes y yo también comencé a jadear. Invite a una de las clones a ponerse encima de mi cabeza y eso hizo dejando su sexo a la altura de mi boca. Mientras me follaban me comía el coño de una de las clones. Sus flujos caían por mi boca y ella movía la cintura para mover su sexo en mi boca, la otra de las clones estaba besando y tocando indistintamente a las otras dos. Llegado un momento la original se quitó de encima y se puso la que estaba besando a las otras dos clones, de nuevo entro de sobra, esta vez me dio la espalada y comenzó a botar y botar. Yo ya estaba muy excitado y solo era capaz de gemir y soltar palabras subidas de tono. ´Vamos follame', ' dale duro a mi polla', 'disfruta de ella, esta dura para vosotras'.

Me quite a las dos de encima y tumbe a de rodillas a la que me quedaba por penetrar. La hinqué mi miembro con gran energía muy salvajemente soltando un grito de placer y satisfacción, ella gimió por la fuerza y la profundidad de la penetración pero obtuvo en ello un placer enorme y pidió mas y mas fuerte mientras se frotaba los dedos húmedos en su clítoris. Ya había perdido a la original y me deje llevar por el sexo sin control y salvaje. Una se puso delante a besar a la que esta a cuatro patas y la otra me besaba y miraba como penetraba mi pene en el clon. Muy viciosa me sacaba la polla de dentro y la chupaba relamiendo la punta y metiéndose en la boca completamente el pene.

Como ya estaba muy metido en darlas todo el placer que pudiera la saque de su vagina y la puse en la entrada del ano y comencé a introducirla lentamente. ‘Despacio, despacio’ fueron sus palabras pero al terminar de meterla sus palabras fueron 'dios, si, fóllame'. Estaba bien apretadito y mi polla lo notaba, era más placentero.

Tras enérgicas embestidas la que estaba al lado mía me pidió lo mismo 'quiero que me folles como a ella', la puse boca arriba con las piernas abiertas y la folle muy rápido. Su flujo empapaba mi aparato y se deslizaba ligeramente entre sus muslos hacia el culo. Ella gemía y pedía más rápido y yo le daba lo que ella quería. Mientras las otras dos estaban haciendo un 69 probando como sabia lo que salía de entre sus piernas. Me paro en seco y la puso en su ano y dijo 'fóllame duro soy tu juguete ahora', dicho y hecho. No era muy rápido el ritmo pero mis energías no decaían, me estaba acostando con mi musa sexual  ¡tres veces! Poco me faltaba para correrme las pedí que se acercaran. Me corrí encima de la pelvis, el sumun del placer en un hombre.

Para acabar pedí que la lamieran la corrida y me chuparan la punta para sacarme todo el jugo, asique mientras la que estaba tumbada se deleitaba en el placer visual y sensorial  tras la corrida, otra la lamia y la tercera me extraía hasta la ultima gota de mi leche calentita.
Caí rendido de espaldas y las tres se echaron encima de mí acariciándome mientras me susurraban 'tienes que despertar'. ¡Zas! ¡Buenos días! ¡A trabajar con una erección!

1 comentarios:

juan molina dijo...

muy lindo..

bsitos♥

Publicar un comentario